¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria, crónica y no contagiosa de la piel que provoca lesiones caracterizadas por inflamación con enrojecimiento, descamación, engrosamiento o hinchazón y en consecuencia picazón y hasta dolor, no es posible ni prevenir ni evitar su aparición, siendo de evolución imprevisible.

Tiende a seguir un curso de erupciones conocidas como exacerbaciones, períodos en que los síntomas son graves, y períodos de remisión donde los síntomas son moderados o inexistentes. Se estima que entre un 1,5% y un 3 % de la población sufre de psoriasis, por igual hombres y mujeres. Hasta el 80 % de los pacientes la padecen durante toda su vida, ya sea de manera intermitente o continua.

Causas

Detalle de sección de piel sana y de piel afectada por psoriasis

Detalle de sección de piel sana y de piel afectada por psoriasis

La causa de la psoriasis no se conoce con exactitud. Se sabe que existe una predisposición genética, aunque no hereditaria, y que algún estímulo, como ciertas infecciones, los traumatismos sobre la piel, cambios estacionales, la ropa que roza la piel, piel reseca, el estrés fisiológico y emocional, y algunos medicamentos, actúan como factor que pueden desencadenar o empeorar la psoriasis. Se pueden clasificar en factores genéticos, inmunológicos, medioambientales y psicológicos, ya que todos estos factores alteran el funcionamiento de las células epidérmicas, en especial de los queratinocitos y los fibroblastos.

Como se origina

El origen de la psoriasis proviene de una respuesta del sistema inmunológico ante una agresión por infección de la piel inexistente, convirtiéndose de esta forma una enfermedad autoinmune, una respuesta equivocada del sistema de defensa del cuerpo llamado sistema inmunológico.

Lo que ocurre es que los linfocitos erróneamente producen las citocinas, encargadas del cicló de vida de las células, como defensa a una infección inexistente, formando una respuesta inflamatoria, caracterizada por permeabilidad vascular aumentada, proliferación y dilatación de los vasos sanguíneos, y un reclutamiento de células inflamatorias, acumulación de piel.

Se acelera el cicló de vida de las células cutáneas de duración normal de 30 días a un cicló de 4 días por la necesidad de una respuesta rápida del sistema inmunológico a una agresión, en el caso de la psoriasis inexistente. Las señales defectuosas que se originan en el sistema inmunológico provocan la formación de nuevas células de la piel se produzcan en días en lugar de semanas.

Esta aceleración hace que las células se acumulen rápidamente en la superficie de la piel. Este crecimiento excesivo da lugar a las lesiones propias de la psoriasis. En este caso ocurre que las células cutáneas excedentes forman parches de piel gruesa, inflamada y rojiza, con escamas blanquecinas o plateadas que se desprenden, siendo estos parches los causantes del escozor o picazón y a veces incluso de dolor. Los parches de piel afectada se clasifican como eritroescamosos al participar tanto los vasos de la piel como las capas más profundas de la epidermis.

Tipos de psoriasis

Se clasifican diferentes tipos de psoriasis según se presentan los parches en la piel, son los siguientes tipos:

  • De placas
  • Gutata
  • Inversa
  • Postular
  • Eritrodérmica

Localización

La psoriasis puede localizarse en cualquier parte de la superficie cutánea, aunque principalmente se localiza en los hombros, los codos, las rodillas, el cuero cabelludo, la espalda, la zona sacra, la parte inferior de la espalda, la cara, las palmas de las manos, las plantas de los pies, los pliegues cutáneos, las uñas, el tronco y las extremidades, y las membranas mucosas, aunque puede presentarse en otras partes del cuerpo.

Cuando la psoriasis se localiza en las palmas de las manos y las plantas de los pies suelen producirse fisuras que ocasionan dolor.

En determinadas ocasiones, hasta un 30%, las personas con psoriasis pueden desarrollarla también en las articulaciones, padeciendo entonces artritis psoriásica.

Evolución

La psoriasis es una enfermedad crónica que puede persistir durante toda la vida, que sigue un curso con periodos de mejoría y empeoramiento, puede manifestarse con diferente intensidad a lo largo de la vida, puede aparecer a cualquier edad, incluida la infancia, pero son más frecuentes en las etapas primeras de la vida adulta, entre los 20 y lo 35 años, antes de los 40 años, aunque puede desarrollarse tanto en la infancia como en la vejez, y puede ser muy distinta de unos pacientes a otros o incluso en el mismo paciente a lo largo de la vida.

Impacto en la vida

Debido a la visibilidad de las lesiones la psoriasis tiene un importante impacto sobre la calidad de vida de los pacientes pudiendo afectar el desarrollo de las actividades cotidianas personales, familiares, sociales y laborales, pudiendo ser también motivo de ansiedad y depresión por sufrimiento por el rechazo al aspecto de sus lesiones con sentimientos de estigmatización. Hay que insistir en que no es una enfermedad contagiosa.

Tratamiento

No existe un tratamiento curativo de la psoriasis, aunque existen diversos tratamientos muy efectivos y seguros que permiten mantener la enfermedad bajo control y la piel sin o casi sin lesiones durante periodos más o menos prolongados. Los tratamientos deben ser individualizados en función de las condiciones de cada paciente en base a un diagnóstico diferencial variado, atendiendo, entre otros, a la morfología de las lesiones y los factores desencadenantes.

El tratamiento de la psoriasis persigue detener el crecimiento acelerado de las células cutáneas a la vez que controlar los síntomas.

Como medidas generales para el tratamiento de la psoriasis están las medidas relacionadas con el estilo de vida, como aplicarse crema humectante que reduce la evaporación del agua y ayuda a mantener hidratada la superficie de la piel, cremas hidratantes y emolientes, tomar el sol, evitar todas las carnes grasas como la de cerdo, adoptando una dieta rica en vegetales, frutas y legumbres y evitando el alcohol y el tabaco, y evitar también el estrés fisiológico y emocional en la medida de lo posible por considerarse un factor importante en las recaídas.

Puede consultarse mas información sobre la psoriasis en la wikipedia

En el Balneario de Caldes de Boí gracias a las propiedades mineromedicinales de las aguas, especialmente las suffuradas y las inmunomoduladoras, elaboramos el Programa Intensivo Psoriasis que utiliza técnicas de balneoterapia con productos elaborados en el mismo balneario, junto a otras técnicas como el yoga y la relajación que se han mostrado eficaces en la reducción de los síntomas.